Yo, Sophie

Hola, soy Sofía, la mente inquieta tras Slow Sophie. Soy alegre, indecisa, autoexigente, curiosa………… y decididamente indecisa… ¡ni 5 adjetivos puedo elegirme! Estoy segura de que esos ni siquiera son los mejores.

Gaditana de nacimiento aunque me faltan los genes del carnaval y la feria. De mi tierra me quedo con sus playas mezcladas con pinares, con la sensación de libertad e infinitud que transmiten y con su luz. También con el vino, el olor a azahar y recuerdos de una infancia feliz, rodeada de familia y con patines en los pies.

Desde 2004 vivo en Madrid. Su actividad me emborracha. No me van el estrés, los atascos ni el 0% de espacio vital que ofrece el Metro en hora punta. Peeero, ¡me atraen las vidas dinámicas que se concentran en esta ciudad y el mundo que voy construyendo a mi alrededor!

Hace unos años me fui a vivir cerca del campo con unos seres ​maravillosos. El grande me pone los pies en el suelo y apoya mis locuras. El pequeño me hace reír y me enseña el mundo desde una perspectiva ​única. El tercero, peludo y con 4 patas, no me deja salir sin ensuciarme la ropa, pero me da las mejores bienvenidas a casa.

Mi felicidad es tener tiempo para ellos y mis otras personas importantes, para escapar al sur a ver a la familia, para rodearme de naturaleza, despertar y oír solo pájaros y el aire entre los árboles… y para escribir.

MI FILOSOFÍA DE VIDA

Cuando iba al instituto me parecía que las personas esperaban a jubilarse para replantearse su vida y filosofar sobre ellas. Siempre me dije que no iba a esperar a los 60 y pico para crear mi filosofía de vida, pero casi me despisto del propósito.

Voy a la conquista de un modo de vida cada vez más slow. En mi vida, como en la de tantas personas, hay cosas que fluyen, contrastes curiosos y piezas que cuesta encajar. Y todo puzzle requiere calma, un sistema y observar patrones.

​He sido muy slow para decidir iniciar este blog, que ya existía hace tiempo en mi cabeza. Es por esa lentitud, que una de mis personas importantes me endosó el apodo de Slow Sophie. ​Lo que él me soltaba como crítica cariñosa, yo he decidido tomarlo como un don y desarrollarlo en mi beneficio.

La indecisión o la falta de inmediatez en nuestras respuestas o acciones es un defecto para algunos. Yo renuncio a vender mi tiempo a valores superficiales, a tener que configurar mi personalidad constantemente para adaptarme a las exigencias de una sociedad atropellada a la que no le interesa que paremos a reflexionar.

Así que, simplemente, me he tomado tiempo para entender y aceptar cosas de mí misma. Tiempo para empezar a mover piezas en una nueva dirección, más consciente y más alineada con mis valores.

Creo en la necesidad de echar el freno. Respirar. Observarnos por dentro y observar nuestro entorno. Reconectar con nosotros mismos y crear. Este blog quiere inspirarte para que inicies el camino de recuperación de tu ser más genuino, de tus valores más personales, y que te quieras sin miedos.

¿QUÉ ES SLOW SOPHIE?

Slow Sophie es como un área de descanso con mirador. Aquí puedes frenar ​un poco y ver en perspectiva tu vida, tu camino y… aunque no t​enemos una bola de cristal para ver el futuro y tus mejores ​elecciones, aquí ​podrás analizar lo recorrido, tus deseos y las alternativas que se abren ante ti a cada momento. ​

Vivir más slow no significa ser lento ni perezoso. Tampoco vaguear. Vivir slow es vivir con más consciencia. Es decir, aquí no paramos para sestear. Nos detenemos solo para cambiar de zapatos y de mirada, para empezar a hacer las cosas bien, para conectar con quienes realmente somos y lo que queremos.

Y lo que realmente queremos es tener control sobre nuestras decisiones y nuestra vida. 

Transparente como el agua

Debes saber que ​no leo las estrellas, no soy experta en coaching, ni sé de mindfulness. ​Solo soy una mente inquieta, con MUCHOS intereses dispares, que lleva años buscando respuesta a preguntas que muchas nos hacemos.

En este blog comparto contigo enseñanzas útiles, reflexiones y llamadas de atención que me sirven, en la esperanza de que te sirvan también a ti. Intento facilitarte el camino hacia una vida con más intención y propósito.

Maestra de nada, aprendiz de todo… no me tomes como uno de tantos gurús autoproclamados en internet. Tómame como una compañera que solo va un paso por delante dejando migas de pan.

¿Me acompañas en el camino? 😉