¿Y si recuperamos nuestros sueños?

Y si rescatamos nuestros sueños

¿Recuerdas, cuando eras pequeña, todos los planes que hacías para tu vida adulta? Aunque te parezcan solo sueños de infancia... ¿No te parece que aquella minipersonita tenía más claras algunas de las cosas que ahora te tienen totalmente confundida? Tenías una imagen de cómo ibas a ser, qué ibas a estudiar, cómo ibas a trabajar, cómo iban a ser tus relaciones e incluso el estilo que vestirías.

¿Dónde quedaron aquellos sueños? ¿Resultó la vida demasiado difícil o te creaste y creíste las dificultades que ahora pones de excusa para no alcanzarlos? ¡5 minutos de meditación, por favor!

Sueños desde mi buhardilla

Te cuento mi sueño... y tú ve pensando el tuyo

Esta imagen que he capturado de pinterest ha traído a mi mente mi sueño "despierto" más repetido. En él, estoy en casa y trabajo en una habitación abuhardillada de madera con mucha luz natural. Trabajo con ropa cómoda y jerseys amplios y cálidos (no sé por qué me sueño en otoño-invierno). Como en la imagen, trato de contener mis rizos de león en un moño que en mis sueños se parece a ese, aunque en la realidad hay que verlo 😀 

La pregunta que más me ha enloquecido en mi vida es: "¿Qué demonios hay en mi mesa de trabajo?" He pasado años pensando qué es lo que hago en esa buhardilla. Solo sabía que había creatividad y palabras. Así que me rebelé contra las prisas, los convencionalismos y la forma en que la corriente de nuestra vida nos manipula... Y surgió Slow Sophie. Y es que, ¿por qué habríamos de dejar de soñar?

Tus sueños te muestra inquietudes, deseos... lanzan pinceladas de tu esencia a situaciones increibles. En esas pinceladas está tu verdadero YO. Si dejaste de soñar, vuelve a hacerlo. El verano es ideal para ello. Déjate llevar, sumérjete en maravillosas historias, anota esas imágenes que te mueven por dentro y sigue leyendo este blog. Tienes oro en tus sueños. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *