5 consejos para volver a la rutina tras las vacaciones

Vuelta a la rutina

¡Hola! No sé si ya volviste de tus vacaciones o estás cerca de disfrutarlas. Estoy segura de que muchas volvemos de un descanso más o menos largo y nos toca hundirnos en mil correos, lavar pilas de ropa, desempolvar el despertador y lidiar con esa pena que llamamos depresión postvacacional…

Te voy a contar los 5 trucos que me ayudan a volver a la rutina, alejando de mí ese pesar y el desorden más absoluto. Espero que si no todo, algo puedas rescatar para aplicar a tu vuelta. Igualmente, te invito a compartir tus trucos y consejos con un comentario.

1. Elige volver el sábado en lugar del domingo noche.

Vayas a donde vayas, no dejes la vuelta para la tarde-noche del domingo (asumiendo que vuelvas al trabajo un lunes). Sé que da pereza regresar y que todos queremos exprimir las vacaciones hasta el último minuto. Sin embargo, vuelos, escalas, esperas, problemas con las maletas… el temido tráfico… ¡son extenuantes! ¿Quieres llegar agotada para empezar a trabajar cansada y triste? Eso es un horror. No te puedes permitir empezar una nueva temporada con la sensación de necesitar vacaciones para descansar de tus vacaciones.

Es más, ¡la vuelta la haces a una casa que está más cerrada que tus maletas! Si llegas el sábado podrás adelantar cosas que te agradecerás mucho. ¿De veras te gusta regresar del trabajo el lunes y que se unan el cansancio y desorden mental del primer día, con las maletas sin abrir, la casa sin ordenar y el frigorífico vacío? No me lo creo, así que sigue leyendo.

2. Pon orden en casa.

El día de tu vuelta de vacaciones vas comparando todo con lo que acabas de vivir. El calor de la ciudad, el cambio de luz, el cambio en la proporción asfalto/naturaleza… Todo lo miras con el gesto arrugado. Uuuff!! Todo suena a lo de siempre… y aunque lo de siempre no sea nada malo, el día de la vuelta te parece hostil.

Ok. ¡No es donde quieres estar ahora mismo! Pero esa sensación se irá borrando en 2 días. ¿Por qué no ayudar a que el aterrizaje sea agradable? Tienes que hacer de tu casa el mismo lugar acogedor que te mima tras jornadas duras. Cuanto antes, mejor. Por eso, este es otro de mis motivos para volver un día antes. Llegando con tiempo, tengo toda la tarde del sábado para airear y refrescar habitaciones, ver qué plantas y florecillas han sobrevivido al abandono, organizar la ropa del viaje, colocar recuerdos y... ¡rellenar el frigorífico!

Recuerda algo que disfrutes haciendo en tu casa. Darte un baño relajante, leer en tu rincón favorito del sofá, cocinar algo rico, tirarte en la alfombra con el perro... ¡y hazlo! ​

Rutinas caseras que alegran la vida

Un truco: pide tu compra por internet. Hayas estado en la China, o en Albacete, solo necesitas una conexión a internet para ganar tiempo a tu vuelta. Yo este año he hecho la compra desde la playa. Pedí que me la entregaran el sábado por la tarde, dos horas después de mi tiempo estimado de llegada a casa. Así ahorrarás tiempo y no tendrás tanta sensación de estar ya obligada a “tareas terrenales”… ¡Prolonga un poco más tu sueño de comodidad! Jaja.

3. PONTE objetivos PARA ESTE año.

Tómate un tiempo para sentarte y pensar en cómo quieres que sea este año. No estamos en la vida para dejar pasar los días sin más. Bueno, es una elección como cualquier otra pero estoy segura de que no es la que más te conviene. Tener sueños, ilusiones, proyectos nuevos a la vista, etc. mantiene al cerebro activo y te da “vidilla”.

No tienes que marcarte imposibles, pero quizás quieras empezar a comer mejor, a hacer algo de ejercicio, apuntarte a yoga, ir a clases de baile, tocar la armónica o sacar más tiempo para estar con tus personas importantes. Párate y dite a ti misma estos propósitos. Incluye objetivos personales y profesionales.

Escribe esos objetivos para que tus ideas no se las lleven ni el viento ni tus prisas diarias y… hazte un horario semanal en el que fijes el hueco que les dedicarás.

4. Establece tu horario personal para volver a la rutina. Si no tienes rutina, ya es hora de que empieces a crearla.

Es importante que seas consciente de tu tiempo y que aprendas a organizarlo. Me he pasado años diciendo “no tengo tiempo” pero desde que comencé a organizarlo y a crear rutinas, ese tiempo que parecía escaso, da más de sí.

Ya lo discutimos en un post anterior. Rutina no es sinónimo de aburrimiento. Sí lo es de “orden”. Cuando incorporas rutinas a tu vida, y las tienes bien asimiladas, hay actividades que entran en modo automático. Piensas mucho menos en ellas y en su planificación cuando se convierten en costumbres. Y a la vez, mejora tu cumplimiento y las realizas con un menor gasto energético. ¡Casi no te das cuenta y tienes las cosas hechas! Parece una locura pero a veces digo: “¡cielos! He olvidado hacer tal cosa”… y no. ¡Lo hice! Pero casi no me di ni cuenta. Aunque al principio cueste, verás que luego el orden entra en tu vida casi de puntillas.

agenda organiza tu rutina

En tu horario deben aparecer: tus tiempos dedicados al trabajo incluyendo los tiempos que requieras para desplazamientos, el tiempo que tienes libre antes de ir a trabajar, a la hora de comer o tras acabar la jornada, y cómo piensas organizar tus fines de semana. Incluye tus actividades extra: si tienes que ir a recoger a los niños al colegio, o tienes 1 clase de manualidades los miércoles a las 6 de la tarde. Crea poco a poco tu rutina y verás cómo te cunde.

5. Deja la tarde del domingo para hacer algo entretenido.

¡Hey! Es domingo tarde y sigues de vacaciones. Dedica la última tarde a disfrutar. ¿No querías exprimir las vacaciones hasta el último minuto? Pues hazlo. Nada de lo que te cuento es incompatible. Al contrario, ahora vas a disfrutar más. Con tus maletas deshechas, la casa organizada y tus planes del año un poco más en mente, acabas de ganar tiempo y te has asegurado un comienzo mucho más saludable.

Ve a tomar algo a una terraza, da un paseo agradable, escapa a la piscina a leer un libro, queda con alguna amiga y poneos al día tras las vacaciones… haz lo que te plazca, pero acuéstate a buena hora. Para cumplir con tu planning, tienes que estar descansada.

Vuelve a tu rutina y cuéntaselo a tu amiga

Bueno, si ya volviste y no tuviste tiempo de probar estos consejos... ¡apúntalos para la próxima escapada! No obstante, puedes pensar en los objetivos de este año y hacerte un estupendo horario semanal. También puedes seguir dedicando una parte de la tarde de cada uno de tus domingos a renovar tu mente regalándote una "happy hour"! Podrás también aplicar el consejo extra que te doy a continuación y por si fuera poco, la semana que viene empezamos a hablar de cómo organizar tu año, para que el estrés quede arrinconado.

¡A por ello, súpervaliente!​

UN Consejo extra:

Duerme lo que necesites. Si eres “normal”, necesitarás entre 7 y 8 horas para estar bien durante el día. Acota ese tiempo. No duermas 9 horas porque “hoy no trabajo por la mañana”. Intenta que el sueño tenga un papel importante en tu rutina. Si te acuestas y te levantas a la misma hora todos los días, con el tiempo casi podrás tirar el despertador por la ventana, sin temer llegar tarde y levantándote con más energía.

Te doy 2 opciones para probar: acostarte siempre a la misma hora y poner el despertador a una hora fija, o copiar mi método. Yo estoy bien si duermo 7 horas. Hasta 8 puede estar bien, pero más me sienta fatal. Me levanto estúpida y me paso el día entero estupidizada. Así que, cuando voy a dormir, cuento 7 horas y pico, y pongo el despertador. Que me voy a dormir a las 23:15 de la noche, pues sobre las 6:30 – 6:45 está sonando el despertador. ¿Qué no entro a trabajar hasta las 9:30? Pues mira, me da tiempo de organizarme para ir al gym. Explora estas opciones y descubre tiempo extra en tu horario semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *