5 claves para mejorar tu productividad este otoño

claves-productividad-vida-slow

¡El otoño está aquí! Una época que a muchas personas nos habla de nuevos comienzos, propósitos y proyectos. Por tanto, el mejor momento para crear un orden diario orientado al logro de esos propósitos y proyectos.

¿Qué no piensas así? ¿Para ti los nuevos comienzos llegan con enero? Bien… ¿y qué tal te está yendo? Si estás logrando lo que te propusiste, ¡es genial! Sigue con tu plan. Pero si no llevas muy bien… estás en el último trimestre del año y éste sigue siendo el mejor momento para crear un orden diario e impulsar tu productividad.

Sí. Productividad y vida slow son compatibles

Bueno, nada de agobios. Aquí apostamos por una vida slow. No obstante, eso no significa dejar de lado tus propósitos y vivir con lo que venga sino todo lo contrario. Vivir slow es dejar de vivir en piloto automático, parar la inercia, sentarte contigo de vez en cuando y recordarte las cosas que son realmente importantes para ti. Es reorientar tu vida a tus valores y a los proyectos que están alineados con tus valores.

Te guste septiembre o te guste enero para marcar comienzos, esta es la mejor estación para ordenarse. La bajada de temperaturas ayuda a hacer funcionar las neuronas. Respiramos aire fresco, la naturaleza nos inspira y los ratos de sofá y mantita vuelven a ser la mejor recompensa al trabajo bien hecho.

De hecho, un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard encontró que la llegada del otoño está directamente relacionada con una mejora de la eficiencia. Así que te propongo 5 pasos sencillos para encaminarte a tus propósitos:

1. Despeja espacios para despejar tu mente.

Una de las claves para lograr orden mental es crear orden externo. Es posible que estés de acuerdo conmigo en que concentrarse en un espacio desordenado y atestado de cosas es bastante complicado.

Alguna vez me ha ocurrido que tras unas horas de no lograr avanzar nada con lo que tengo que hacer, me tenso, suelto un bufido y empiezo a reunir papeles de la mesa y a ordenar de forma medio inconsciente pero feroz. ¡Tu mente te grita que así no se puede! Pues hazle caso.

¡Lo primero que debes hacer es despejar!

Y no lo hagas solo en tu espacio dedicado al trabajo o estudio. Ocúpate de todas las habitaciones de tu casa. No somos consciente de cómo el desorden o tener demasiados objetos alrededor nos aturde. Si dudas de esto, simplemente haz la prueba.

2. Planifica tu productividad, a pequeños sorbos.

claves-productividad-vida-slow
Fotografía de Ivan Samkov

Planificar las cosas te permite tener una visión clara de todo y, a la vez, mejorar tu organización. Realmente creo que para alcanzar tus metas tienes que escribirlas. Por varios motivos:

  • Según las escribes, las vas afianzando en tu cabeza. Escribir es más lento que pensar (algunos pensamientos se escapan como suspiros) y detenerte a ello, crea un poso más denso en tu memoria.
  • La forma en que escribes lo que quieres conseguir, también te da pistas sobre cómo de importantes son esos logros para ti. Te puede ayudar a establecer prioridades. De hecho, es una buena idea hacerlo.
  • Si además de escribir esos propósitos, escribes un plan más o menos detallado para aproximarte a ellos y completarlos, mejor que mejor. Intenta no marcarte pasos de gigante, sino pequeñas metas realizables que te vayan dando “vidilla”. Si te marcas metas muy amplias y difíciles, pasará el tiempo, te dará pereza, procrastinarás y puede que abandones. Y oye, ¡son cosas importantes para ti! Intenta no olvidarlo.

¿Te has hecho ya con tu agenda para este nuevo período? Si aún no la tienes, en este enlace te ayudo a elegir entre las más bonitas y/o útiles de esta temporada.

3. ¡Muévete!

Qué pesados son estos blogueros que siempre meten esto en sus propuestas de rutinas. Hacer ejercicio de forma regular es genial para el cuerpo, por fuera y por dentro, y para tu mente. Si sueles hacer algo de deporte notarás que tu energía aumenta y tienes mejor humor. Esto es imprescindible para centrarse y avanzar en cualquier tarea.

Si no te basta con eso, te daré otro aliciente. Empiezan a caer las temperaturas y llegarán días fríos. Hacer deporte regula tu termostato interno y no lo pasarás tan mal. Esta es una de las cosas que más me motivan a mí en otoño-invierno. Sobre todo, para salir a ejercitarme al aire libre. Con esto ganas puntos positivos porque esa regulación de la temperatura interna es mayor y mejor.

Trata de elegir una actividad que te guste para que no quieras abandonar en dos días. Si esto te resulta difícil, proponte al menos salir a caminar. Estamos en la estación del año más bonita del año para hacerlo y verás que, si vences la pereza, volverás sonriendo. No falla. Caminar (sobre todo cerca de la naturaleza) nunca decepciona.

4. ¡Nútrete de otoño!

Ojo, que no te digo que comas. Te digo que te nutras. Todo el colorido que ves en los parques, tienes que simularlo en tu plato. Apúntate a las frutas y verduras de temporada. Una forma de vivir mejor las distintas estaciones es reflejándolas en tu mesa. Así no te aburres. Igual que cambias de ropa, cambia de alimentos.

Comer sano refuerza tu sistema inmune, tan importante en esta época de resfriados, gripes… y COVID. También aumentará tus niveles de energía y concentración.

5. Slow down… ¡descansa!

No hay productividad sin descanso, no te equivoques. Necesitas una jornada para asimilar el esfuerzo mental y/o físico de la semana. Descansa del trabajo, descansa del deporte, descansa de las noticias. El lunes nos devuelve al mundo y a sus ritmos locos. El miércoles nos ha contagiado. El viernes ya estamos otra vez como pollo sin cabeza. Vuelve a ti, vuelve a frenar. Vuelve al modo slow si no lograste hacerlo protagonista de tu semana.

Incluso los deportistas tienen que descansar para asimilar sus entrenamientos. Tu cerebro es un músculo. Intenta desconectar de la semana para darle un respiro.

Así que durante el fin de semana vuelve a poner orden en tu entorno, disfruta haciendo cosas que te encante hacer, sal a la naturaleza, pasa tiempo con tus personas más queridas y date las gracias por lo avanzado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *