La trilogía del fracaso. Tres claves para evitarlo.

TRILOGÍA DEL FRACASO

​La trilogía del fracaso es el título de una homilía. Hoy quiero ​desarrollar para ti las ​ideas inspiradoras de D. Jesús Higueras​. Don Jesús es un ​sacerdote sabio y muy trabajador. ​​Tiene una capacidad de observación que le permite construir discursos cercanos y dar en la tecla de lo que necesitamos en nuestro día a día. Además goza de un sentido del humor estupendo y es un orador digno de charlas TED. ¡Desde aquí mi nominación! Apto para creyentes y no creyentes. ​

A veces tengo la sensación, cuando le escucho, de que me está hablando a mí. Debe ser porque todos ​enfrentamos​ similares batallas, internas y externas. Nuestras dudas, nuestras inquietudes, nuestros miedos e ilusiones... no son solo nuestros. ¿Cuántas veces no te has sorprendido al escuchar a alguien expresar en voz alta un temor que creías tener solo tú? ​​Mejor aún, ​quién no ha sido objeto de esa frase muy típica de madres: "​Eso solo se te ocurre a ti". Pues no. Lo siento ​por el que ​haya empezado a ​alardear de pensamiento ​exclusivo, pero la mayoría de ​tus "pensadas" ya han sido pensadas antes. Yo me he ​llevado el chasco también, don't worry!

Bueno, a lo que iba... anoche me acosté con la eterna pregunta:

¿Qué ​debo hacer con mi vida?

​Y así, con la misma cuestión, ​ha irrumpido esta mañana D. Jesús, en mi ​cacao mental. Todos nos preguntamos qué debemos hacer con nuestra vida. Muchas personas nos lo cuestionamos a diario durante mucho tiempo. Algunas, toda su vida. Pero hoy no voy a hablarte de cómo encontrar esa misión tuya. Hoy voy a llamar la atención de quienes ya saben cuál es su pasión, aunque aún no se han decidido a ponerla a funcionar. 

Si no quieres fracasar en tu intento, ​tendrás algo que superar, algo que ​agradecer y ​errores que aceptar.

​TENDRáS QUE SUPERAR tus miedos

​Todos tenemos miedos. A fracasar, a equivocarnos, a que nos señalen por haberlo hecho ​mal o haber tomado un camino distinto. Miedos a hacer el ridículo, a perder el tiempo. También hay miedos al éxito, por no saber manejarlo o por tener que asumir grandes responsabilidades. Hay tantos miedos como colores.

Hasta aquí, no hay que darle una relevancia mayor que la obvia: somos humanos. Es humano tener miedos. Y no pasa nada, hasta que éste te paraliza. No hay nada que puedas lograr sin esforzarte sobre tus miedos. Al menos, nada sostenible.

¿Qué hacer entonces? Confía. Si tienes una capacidad o habilidad "x", ponla en juego. ​Confía en ti, en los dones que tienes, en tu experiencia, tus ganas, tu motivación, tu creencia interior en la utilidad de tu idea. Esta confianza en uno mismo es mucho para colocar en la balanza y desequilibrar al miedo.

​DEBERÍAS DAR las gracias

TRILOGÍA DEL FRACASO - GRACIAS

​A ​la vida y a ti. A la vida porque es maravillosa y a ti por todo lo que ya has recorrido, por las ganas que tienes de hacer algo extraordinario (aunque aún no hayas dado el primer paso). Oye, a lo mejor aún no has comenzado a construir ese proyecto que te ilusiona, pero todo lo vivido ya va en tu mochila. Tienes una trayectoria, unas experiencias, unas relaciones, etc. que te van a ser útiles sin duda. ​Cuando avances en tu proyecto, recuerda sacar tiempo para parar, observar lo caminado y agradecer por ello. 

Lo contrario de estar agradecido es estar con cara de acelga pocha, sintiendo que la vida conspira contra ti, que "te ha mirado un tuerto", que nada importante sucede... ¿Por qué no haces ​el siguiente ejercicio diario? Te propongo que cada mañana (o cada noche. Yo lo hago por la mañana pero tú puedes elegir el momento del día que mejor te venga) coge un diario, libreta, un Word o una aplicación de notas en tu móvil, lo que quieras. Da las gracias por 5 cosas. O 3. Igual quieres comenzar con menos. Al principio te puede parecer difícil encontrar 3 o 5 motivos para dar las gracias. Con el tiempo te darás cuenta de que son taaaaaaantas las cosas por las que agradecer, ¡que tendrás que reprimirte hasta el día siguiente y te costará elegir!

​EL ÉXITO ESTARÁ MÁS CERCA CUANDO AceptES tus caídas

​​​Vas a tropezar y vas a caer. Nadie nace sabiendo. Todos nos equivocamos. ¡Hasta el más listo! Lo importante: tenemos un gran potencial para aprender durante toda nuestra vida. ​¡Se ha hablado tanto de la plasticidad cerebral! Tenemos de eso siempre. Los niños son esponjas, sí. Los adultos seremos menos esponjas, pero contamos con otros recursos para ​seguir aprendiendo mil millones de cosas.

​Rompe esa idea de que los errores son el enemigo. A nadie le gusta equivocarse pero está bien que asumamos que en la vida hay días geniales y días para olvidar. En medio... una gran gama de grises. Los errores son en ocasiones una de las mayores fuentes de aprendizaje. Aprendemos incluso más ​cuando nos equivocamos, que en los momentos en que todo fluye sin error. ​

Mira, se me ocurre un ejemplo: ​me gusta hacer sudokus. ​Cuando la cosa se complica, te toca hacer una apuesta y probar con una combinación. Desde ahí tiras del hilo para ​ver si todo encaja...¡y a veces esa combinación te resuelve el juego rápidamente! Entonces te alegras por haberlo completado sin ensuciarlo ​mucho. Pero ahí acaba la cosa. Cuando hay errores, te toca explorar más variantes, ser más cauta, observar más patrones... y al final en esa búsqueda es en la que aprendes nuevas estrategias para acomoter nuevos retos en el sudoku. 

TRILOGÍA DEL FRACASO - CAER Y LEVANTARSE

Puede ser un ejemplo aparentemente muy separado de lo que es tu vida, pero solo en apariencia. En realidad así funciona todo. Los errores en la vida son los que te ponen ante situaciones que no esperabas. Son los que te invitan a explorar más allá de tu zona de confort. Exigen de ti más combinaciones: ​habilidades, conocimientos, valores, miedo, creatividad, recursos, relaciones con otros... todo se mezcla ​cuando toca solucionar un problema.

​Caerte, te vas a caer. Lo importante aquí es levantarse, revisar lo que ha ocurrido, obtener un aprendizaje y echarlo a la mochila para la siguiente.  


D. Jesús Higueras es párroco de Santa María de Caná, en Pozuelo de Alarcón, Madrid.

2 Comentarios

  1. Jenny
    21/08/2018 / 23:30

    Agradecer es hacer magia…estoy convencida de ello..de un tiempo acá estoy poniendo en práctica el agradecimiento y es maravilloso descubrir que han habido cambios en mi vida a raíz de esta actitud.

    • Sophie
      Autor
      23/08/2018 / 18:43

      Jenny,
      ¡Qué bien que estés notando cambios positivos en tu vida! Ya tienes la motivación para no dejar este buen hábito. Gracias por aportarnos tu experiencia en este sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *