Ama lo que haces. Haz lo que amas.

ama lo que haces

Mmmm… ¡un nuevo día! ¿A ver qué tenemos por Instagram?

Pin this image on Pinterest

Me apuesto un dedo de la mano (el que más me sirve para escribir) a que no es la primera vez que lees esta frase.

Las redes sociales la reproducen una y otra vez. Ésta y otras muchas frases inspiradoras y energizantes. Si te gusta brujulear por Instagram puedes leer 200 de este tipo en una hora. Además, así, rapidito.

Somos rápidos consumidores de fotos, citas, vídeos... y cuando digo rápidos es MUY rápidos. Nos paramos poco a reflexionar sobre todo lo que está pasando por delante de nuestros ojos y cerebro.

Bien pues: Ama lo que haces. Haz lo que amas. Dedícale unos minutos. ¿Qué te dice esta frase? ¿Te inspira? ¿Te frustra? Su propósito es el primero, pero en los pocos segundos que tardamos en leerla nuestro cerebro nos bombardea recordándonos lo terrible que es nuestra vida, lo poco que nos gusta nuestro trabajo actual y lo cobardes que somos por no mandarlo a la porra.

Bueno, vamos con calma...


Haz lo que amas

La primera parte, Haz lo que amas, tiene un mensaje importante. Es un toque de atención para que no despistes tus sueños, hobbies, intereses y pasiones. La vida de toda persona se enriquece cuando estos componentes aparecen en su día a día. No significa esto que tengan que estar presentes todo el tiempo, pero sí que merecen un espacio consciente.

¿Qué haces en tus ratos de ocio? ¿Te sientes tan cansada cuando sales de trabajar que solo tienes fuerza para ir al sofá, encender la tele y medio apagar el cerebro? ¿Por qué no pruebas a incorporar en esos huecos alguna actividad que siempre has querido realizar o dedicas un rato a hacer cosas que te gustan? Descansar no tiene que significar no hacer nada. Descansarás mejor si desconectas de lo anterior y simplemente cambias de actividad.

¿A que todos tenemos fuerzas para unas risas + vino afterwork?

Sí, claro... la copa pesa poco.

Pero tú no amas ir de afterwork. Es un pasatiempo estupendo y un verdadero disfrute. No es un propósito de vida. No es una vocación. Tampoco te arregla el día ni la vida ver la serie número 15 del año, por más que te la hayan recomendado.

¿Cuánto pesan tus sueños y pasiones? Porque esto es lo que viene a decirte esta frase. ¿Te estás acordando de ti, de lo que te mueve por dentro? Hazlo. Dedícale tiempo.

Este es un mensaje para el presente.


Ama lo que haces

La segunda parte Ama lo que haces es el requisito para tu estabilidad. Está en el presente, pero debe acompañarte en el futuro. Hagas lo que hagas, hoy y mañana: ama lo que haces.

Esto es más complicado y es donde está el peligro de la frase. Tu cerebro vuelve a la carga.

¿Sientes una explosión interna de rabia, frustración y ansiedad cuando la lees y piensas en tu trabajo? ¡Cómo vas a amar algo de lo que estás hasta el moño!

Si Haz lo que amas te hace pensar en aquello de lo que careces, ama lo que haces da paso al puño apretado, brillo en los ojos y el pensamiento de “este año rompo con todo y cambio de vida”. Y es que la frase pretende ser positiva, pero claro, depende de la situación desde la que cada uno la lea.

Si estás haciendo algo que conecta contigo, te reafirma en tu posición. Si tu trabajo no es más que una obligación, genera un breve instante positivo, pero te deja un poso negativo, amargo.

Quizás debas replantearte tu situación y hacer un cambio. Sin embargo, eso no significa que tengas que romper la baraja. OJO con los movimientos reactivos.

Hoy en día se dice muy alegremente cosas del tipo: “convierte tu pasión en tu trabajo y vive de ello”, o “haz lo que te apasiona y nunca más tendrás que ir a trabajar”. Las cosas no son tan simples como dejar todo de repente y sentarse a escribir un libro porque sueñas con ser la próxima bestseller. Hacerlo sin más y sentarse a esperar que los millones y el premio Nobel de las letras caigan del cielo… es una ingenuidad. Puedes escribir un libro si es lo que sueñas hacer. Es más, debes hacerlo, pero con orden.


Somos lo que hacemos

¡Ahí tienes otra frase con miga! Desde que te levantas hasta que te acuestas ocurren muchas cosas. Una de ellas es que manifiestas tu pasión en más de un momento, cada día. Aunque no lo sepas. Aunque lleves años preguntándote qué será eso para ti y dónde encontrarlo.

El trabajo que no soportas lo realizas a diario desde tu persona. Inyectas algo de ti en todo lo que haces. También en un trabajo petardo hay lugar para la expresión de nuestra personalidad y de nuestros intereses. A veces hay que ser muy ingenioso para ponerlo en juego, pero se puede.

Igual te encanta el orden y la planificación, comunicarte con otras personas, solucionar problemas o eres una persona súper creativa... ¿te permite tu trabajo realizar algo de esto? Busca la forma de introducir las tareas que te son más naturales, en tu día a día. Ama lo que haces.

Si crees que el trabajo ideal va a estar exento de cosas que no te gustan, te equivocas. Todo trabajo tiene partes pesadas que querrías meter en un cajón profundo y no volver a mirar. La clave de la satisfacción laboral puedes medirla en porcentajes. ¿Cuánto haces de lo que te gusta y cuánto haces de lo que aborreces?

Trata de potenciar lo primero y de valorar lo segundo.


Rehaciendo la frase: valorar y amar

¿Qué tal un valora lo que haces, haz lo que amas?

Es posible que tu trabajo actual no sea perfecto para ti pero a día de hoy paga tus facturas y favorece que en tu tiempo libre puedes estar tranquila para coger tinta y papel e iniciar ese proyecto personal.

¿Significa eso que debes conformarte con lo actual? No. Sin embargo, hay una importante diferencia entre ser proactiva y reactiva.

Empieza por incluir lo que amas en tu vida, tanto en la profesional como en la de ocio. Pon personalidad en tu trabajo y apaga la televisión para atender a tus pasiones. Poco a poco irás viendo si tu trabajo se transforma en positivo, o si realmente necesitas ese cambio.

¿Qué descubres que necesitas mandar a la porra definitivamente lo actual? Ya habrás sentado una rutina de trabajo para ir volcándote hacia tus pasiones y poder, algún día próximo, dar el paso definitivo.

Todo a su tiempo, pero construyendo desde ya.

Recuerda: Valora lo que haces y haz lo que amas.  

"Valora lo que haces. Haz lo que amas"

Click to Tweet

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *