6 claves para definir tu estilo de vida… con criterio

Lifestyle estilo de vida

LIFESTYLE. ¡Otra palabra de moda! Las redes sociales están colmadas de galerías de imágenes con propuestas diversas sobre lifestyle, o lo que es lo mismo, estilo de vida. Mil ideas que se nos meten por los ojos y algo deben tocar en nuestro cerebro porque cada vez más personas se unen a la fiebre por mostrar el suyo. Y yo te pregunto, ¿qué tecla mental te tocan estas imágenes? ¿Qué significado tienen para ti?

Tal y como muchos lo venden, podríamos hacernos una idea muy parcial de lo que significa esto del lifestyle. A veces se nos muestra como un estatus económico. En otros casos, parece que es algo 100% ligado al físico y la alimentación. Ambas cosas forman parte del estilo de vida de una persona, pero no lo son todo.

Nuestro estilo de vida normalmente refleja nuestras actitudes, la forma en que llenamos nuestro tiempo, nuestros valores personales y nuestra visión del mundo. ​Igual que ocurre con otros conceptos como la calidad de vida, o la palabra “pijo”, para los que cada uno tiene su propio criterio, podríamos definir tantos estilos de vida como personas hay en el mundo.

Como en tantas modas que crecen como setas, podemos emborracharnos sin criterio… ¿Es realmente importante definir nuestro estilo de vida?

¡Pues depende! ¿Está tu vida bien configurada para responder a tus motivaciones, necesidades y deseos? Entonces, no creo que tengas que pararte a poner #etiquetas a tu mundo. Si por el contrario, sientes que tu vida podría dar más de sí, quieres mejorarla u ordenarla, puede estar bien que en base al ejercicio de definir tu estilo de vida, ataques estos frentes.


¿Qué cosas definen ese lifestyle de cualquier persona?

Nuestro estilo de vida implica mucho más de lo que las redes nos muestran. Los estilos de vida envidiables no deben ser tal cosa si en ellos solo hay un cuerpo 10 en un cerebro vacío. Tampoco es ideal tener un cuenta bancaria de 8 dígitos con un desorden personal de espanto…

En un ejercicio de síntesis podríamos reunir todos los ingredientes en 7 áreas principales:


Tú eres tú y tus circunstancias

Porque no todos los aspectos de nuestro estilo de vida son voluntarios, hay que incluir aspectos como nuestra cultura, familia, clase social, etc. Estos aspectos que nos vienen dados sin que nosotros hagamos nada, ya pre-configuran ciertos elementos de tu estilo de vida. Evidentemente, de nuestro entorno aprendemos lo que se espera de nosotros en este mundo y tomamos ciertas herramientas para movernos por la vida. Hay factores modificables, pero de entrada, sin que nosotros hagamos nada, nuestras circunstancias dan importantes pinceladas a nuestra vida.

Sin embargo, que tus padres vivan en un pueblo pequeño, que se casaran con 24 años y toda su ambición fuera que sus hijos llegaran a la universidad, no significa que tu vida tenga que ser igual.

Tú con tu cerebro, tienes la capacidad de filtrar lo que permites que te influya y lo que no. Es decir, venimos con un bagaje de recomendaciones, con un estilo de vida aprendido por contacto directo con las personas que nos arropan en nuestros primeros años de vida y la adolescencia... Pero está en tus manos decidir el resto de pinceladas que darás a tu vida.

El lifestyle que adoptarás en tu vida adulta se empieza a construir en la infancia.Pin this image on Pinterest
Pin this image on PinterestPin this image on Pinterest

El estilo de vida que adoptarás en tu vida adulta se empieza a construir en la infancia.


Tu mente, consciente o inconsciente… va creando lo que llamamos personalidad.

El factor psicológico es el segundo en esta lista. Nuestras actitudes, intereses, opiniones y valores personales están en nuestra mente. ​La forma en que cada uno de nosotros ve el mundo, proviene de estos elementos.

Nuestra psicología en parte se construye socialmente, así que este elemento en parte estará condicionado por los factores del punto 1. A día de hoy sabemos que el cerebro es plástico y sigue aprendiendo toda la vida. No solo actividades complejas, sino también actitudes, creencias, etc. En el recorrido de nuestra vida, podemos descubrir formas nuevas de relacionarnos, degustar nuevos sabores, cambiar nuestra ideología política o aprender a amar a los perritos que de peques nos daban miedo.

Tu estilo de vida será uno u otro según tu cerebro evalúe más idóneas unas elecciones u otras. Hay un punto muy importante del que no se habla tanto: la coherencia. Todo estilo de vida exitoso, debe ser coherente con nuestras inquietudes, necesidades y valores personales.


Hábitos saludables.

Para mi gusto, una de las mejores modas que podíamos crear. Alimentación sana y actividad física deben estar presentes en toda vida envidiable que asoma por las redes. Pues mira, esto no está mal, siempre que nuestro cerebro esté bien amueblado. Como en todas las cosas, busquemos beneficios sin obsesionarnos.

Hay alimentos que no nos hacen bien. Si los puedes desterrar, genial. ​Otros alimentos nos hacen bien. Si los puedes incorporar en tu dieta o aumentar su ingesta, genial de los geniales.

Aprende sobre nutrición y mejora tu dieta. Ahora, de ahí a que te cree ansiedad hacer la compra porque todo tiene aditivos, un 0,2% de grasa o un 1% de azúcares… escucha a tu cuerpo y combina esa escucha con deporte. Cuando mejor me alimento es cuando no descuido el ejercicio físico. El cuerpo está más activo, se autorregula mejor y empieza a darte mejores señales de lo que necesita y lo que no.

Elige un deporte que te guste. Si no, poco vas a durar en él. Prueba cosas nuevas. Siente sus beneficios y que ellos sean el motor que te lleven a repetir. Ya hablaremos más de esto, pero de entrada un truco sencillo: no pases del sedentarismo a matarte un día. Quédate con sensación de poder hacer más y de que no lo has dado todo. Será más fácil que vuelvas mañana. Si despiertas matada y con cuerpo de robot… mandarás a hacer deporte… ¡a tu prima!

Incluye deporte y buena alimentación en tu lifestyle idealPin this image on Pinterest
Pin this image on PinterestPin this image on Pinterest

Apuesta por incluir en tu estilo de vida, el deporte y la alimentación saludable.

Economía coherente y ambición sana.

No vamos a discutir que el dinero juega un papel en el estilo de vida. Pero en el tuyo y en el de todos. Que tu economía no sea la de Beyoncé no condena tu estilo de vida ideal. Aprende a ser coherente con tus ingresos y actividades. Aprende a gestionar tu dinero. Ten mentalidad de abundancia para crecer profesionalmente y alcanzar un punto en que sientas que vives sin agobios. Un pie delante del otro te llevará a recorrer el camino que te hayas propuesto. Sin embargo, ir a salto de mata, te puede granjear más problemas que beneficios.

Coherencia no significa acomodación. Créete que puedes alcanzar lo que deseas, pero debes trabajar en conocerte bien para conducirte por un camino adecuado a ti.

Comparte tu tiempo con personas importantes para ti.

Las relaciones interpersonales forman parte de nuestra vida, como seres sociales que somos. Compartir nuestro tiempo con las personas que queremos es una fuente de felicidad difícilmente sustituible. Un estilo de vida puede ser construido para la galería, pero entonces solo inspirará en parte a los que miran desde el escaparate. No hay vida que pueda hacerte feliz sin personas con las que compartir tu momentos importantes. ¡Cuántas veces nos sorprenden noticias desgraciadas de personas que pensábamos que lo tenían todo! Normalmente, son vidas que se rompen porque fallaban en este punto.

Rodéate de personas que te quieran bien, a las que les importe lo que te pasa. Aprende a atender a sus necesidades. No seas egoísta. Pide ayuda cuando la necesites. Mantén relaciones que enriquezcan tu vida en algún aspecto. Ríe. Llora. Conversa. Crece.

Comparte tu lifestylePin this image on Pinterest
Pin this image on PinterestPin this image on Pinterest

Comparte tu vida con personas importantes para ti. Ellos son la guinda de tu pastel.

Construirás en firme, si introduces orden.

Y aquí llega el punto clave para avanzar con buen pie por este camino de definir y crear tu lifestyle ideal: la organización.

El crecimiento personal requiere un compromiso y feedback constantes.

La alimentación no sirve de nada si se basa en una ventolera.

El ejercicio físico no cunde si solo le das 3 momentos del mes.

Las personas no estarán ahí si no las cuidas.

Profesionalmente no llegarás a tu objetivo, si no trazas un plan y lo sigues.

El equilibrio y la rutina, son los mejores aliados de una vida saludable, que al final es a lo que debe tender todo estilo de vida ideal. Equilibrio entre el tiempo que dedicas a tu desarrollo personal y tu desarrollo profesional. No me gusta decir equilibrio entre vida y trabajo, porque implica que el trabajo es… ¡la muerte! (Ya hablaremos de eso. Hay que cambiar ese chip).

Mete en tu cabeza la palabra RUTINA y empieza a separarla de la palabra ABURRIMIENTO. ¿En qué momento aprendiste que son sinónimos? Es un error. Rutina es orden y es aprovechamiento del tiempo. ¿Es frecuente escucharte decir cosas del tipo: “no me da tiempo a nada”, “necesitaría que el día tuviera 30 horas”, “no voy al gimnasio porque no tengo tiempo”? Pues no escucharás tales comentarios de las personas con una rutina bien asumida y una vida ordenada.


En resumen, pasa de un lifestyle preciosos en imágenes pero cojos en alguno de estos aspectos:

Circunstancias externas + desarrollo personal + hábitos saludables + crecimiento profesional + compartir con personas + organización y equilibrio

… y construye tu vida ideal con coherencia y criterio.


Deberes para hoy:

Coge las 3 ideas que te hayan calado, escríbelas en un papelito y vuelve a pensar en ellas mañana. Ya iremos desgranando más estos aspectos para que sigas construyendo. Mientras, que vayan abriendo un espacio en tu mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *